Mucho por agradecer

Hace casi un més que no publico nada y la verdad es que esos días fueron de locos. Quiero compartir con vosotros todo lo que pasó pues tengo mucho que agradecer. Soy de las que creen que en la vida, cuando nos ocurre cosas buenas, hay que dar las gracias, siempre.

Izan ha terminado su ciclo de Infantil – mi niño se hace mayor y en septiembre empieza Primaria. Su cole ha organizado una pequeña e íntima celebración para su graduación y fue una alegría muy grande.
Fui entrevistada por Cristina Tébar, de Montessori en Casa- cuando ella me preguntó si me gustaria ser personaje de Montessori Stories, no me lo pudo creer. Para mí fue un honor, de verdad. Me encanta Montessori en Casa, soy seguidora hace años y me hizo mucha ilusión. Para leer la entrevista, es solo acceder aqui.

Soy asistente de guia montessori AMI – durante 12 dias, fui una de las 40 personas que participaron del primer curso de asistente en Madrid, todo un honor también. Fue un curso intenso, de mucho trabajo, no he podido dar prácticamente ninguna atención a mi hijo y a mi marido, pero ha valido la pena. Conocí personas maravillosas, aprendí mucho, tuve mi Iphone robado (también…), hice una bolsa y un porta tarjetas de tres partes de tela, intenté aprender crochet pero no he podido, pero especialmente pensé mucho. Pensé en mi hijo, en la niña que fui, en los niños del mundo, en toda mi trayectoria, mi camino por España que tuvo muchas piedras en que tropecé, en mi descubierta de montessori y todos que me han ayudado en este proceso.

 

Muchas de esas personas solo conozco virtualmente y hay un océano que nos separa. Aun así siento como si fuesen amigos de la puerta al lado. Personas tan generosas que transmitieron sus conocimientos a mi sin esperar nada en cambio.

Debo este diploma a ellos – Nádia, Gabriel, Josi, Ana, Neusa, Débora – pero devo también, de forma especial, a Izan y a su maestro interior. Maestro ese que me costó tanto en ver, en entender, en – hasta mismo – confiar. Pero una vez que lo vi, entendí y confié, concluí que montessori no se podría dar solamente en mi casa. Es demasiado grande para eso. Demasiado.

Muchas gracias Izan, me has enseñado dos grandes lecciones en cinco años de vida: la primera, que no hay amor más grande y poderoso que el que conocí contigo, en el día que naciste. La segunda, que tardé tres años en asimilar, es que el niño es el maestro del hombre y que ese maestro tiene que venir hacia afuera de todos los niños del mundo para que tengamos un sitio mejor para vivir.

Ahora toca a trabajar mucho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s