¡ Por fín estamos en vacaciones!

Ellas tardaron en llegar, pero ya están aquí! Para muchos la sensación es que el tiempo pasó deprisa, pero en mi opinión, no pasó mucho. Este año lectivo fue muy duro para nosotros, no sé si en todas las familias pasa lo mismo en primero de primaria, pero aquí sin duda fue un año para no olvidar.

Pasar de Infantil para Primária, en nuestro caso, significó un cambio grande, desde el punto de vista físico como psicologico y mental. Izan experimentó cambios fuertes, ha crecido mucho, ha aprendido a leer, a hacer sumas y restas, sus conocimientos de inglés aumentaron de manera muy sensible pero también he notado un cambio de niño-bebé que él todavía tenía en tercero de Infantil en comparación a ahora, que es un niño a secas, de bebé nada. Habla de una manera mucho más elocuente, tiene conversaciones contigo casi de adulto, es una pasada.

Tampoco todo son flores, él también está dejando de ser aquel niño dulce y está cada día más gritón y a veces hasta suelta algun taco, cosa que no me gusta para nada. Parece que eso ocurre con muchos niños en su edad, da igual en que colégio está. Entonces creo que ya es algo de la sociedad. Pero acredito que hay que enseñar que no está bien, y tenemos tres meses por delante para eso.

Su juego está cambiando, está dejando a los pocos las actividades sensoriales y pasando a ser más físico – quiere correr, jugar al fútbol o a luchar. Todavía le gustan los juguetes pero observo con una cierta tristeza que está dejando los amados dinosaurios de lado, los coches también cada día los usa menos, y solo quiere muñecos de monstruos de la tele (que conoce en el colegio, porque nosotros no compramos este tipo de juguetes). Por suerte, sigue todavía interesado en Lego y en Playmobil y en todo que es juguete de fin abierto, como los magnatiles, tubos, pistas de canicas.

Volviendo al año escolar, ha sido duro, para todos en casa. A partir de abril pasé a llevarlo yo al colegio, lo que proporcionó momentos bonitos pero muchos conflitos también. Él está transformandóse, cada dia más rebelde, y no sé si no es el agotamiento fisico y mental que habla. Él trabajó mucho este año, con refuerzos, logopeda, extraescolares.

En fín, fue un año intenso y de muchas informaciones nuevas para todos, y queremos descansar ahora, creo que merecemos y es necesario.

El ultimo dia de clase fue para buscar las notas. Las recogí y di las gracias a su tutor, pues es su trabajo, pero no doy ningun valor a ellas. Para mi son números en un papel, no definen a mi hijo, y tampoco pueden predecir su futuro.

Lo que me importa es que sea un niño feliz, capaz, que busque aquilo que desea, que sea un buen ser humano. Eso es lo que más importa, ya escribirá mejor, estoy convencida de ello. Es una pena que las escuelas no se preocupen con eso, pero quiero creer que un dia la educación mejorará y los niños no sean rotulados por números.

Deseo felices vacaciones a todas las familias que leen a mi blog, que tus niños y niñas tengan mucha piscina o playa o los dos; muchos momentos de cariño en familia; muchos cuentos leídos con mamá o papá o los dos; muchas risas, muchos helados, descubiertas en la naturaleza, canciones hasta tarde de la noche, siestas, conversas, carreras….

No sé si podré escribir al largo de los próximos 75 días, entonces mejor deciros que vamos aprovechar el verano juntitos y que nos vemos a la vuelta! En mis redes sociales seguiré activa, no dejes de seguirnos (basta pinchar en los botones ahí arriba, luego debajo del nombre del blog)!

Y que tal fue el año escolar para ti? Espero leerte en comentários!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s