Cuando el homeschooling Montessori nos estresa

Si haces homeschooling Montessori, aunque sea en conjunto con el colegio como nosotros, es muy probable que alguna vez te sentisteis estresada. Hay una palabra en inglés que me gusta mucho: overwhelmed. Es así que me siento, muchas veces. Son tantas actividades chulas para hacer en Pinterest! Tantas fotos bonitas compartidas en Instagram! Y tú luego piensas: no estoy aprovechando Montessori al máximo con mi hijo. Te reconoces?

Al largo de esos cinco años haciendo montessori en casa, algunas cosas he aprendido, y espero que pueda ayudarte a sentirte un poco mejor con mi experiencia. Ahí van algunas tips para controlar este sentimiento de que el tiempo está pasando, los periodos sensibles también, y no voy a ayudar a mi hijo/a cómo debería…

1. Observa a tu niño

Cuando estos momentos de stress ocurren, nos sentimos paralizadas, sin saber por onde ir. No sabemos si hacer una mesa de observación, o presentar algo nuevo… en esos momentos, lo mejor es parar y observar a tu hijo/a. Puede que necesites un par de días, o hasta más. No hay ningún problema. Aprovecha para observarle y así saber qué dificultad tiene o en qué está interesado. A mí me gusta también preguntar qué está aprendiendo en el cole, para ir en sintonía. Una vez que ya tengas la respuesta, es más fácil planear una presentación, una mesa de observación ecc.

2. Hacer planes puede que no funcione

A algunas familias les gusta hacer un trabajo más dirigido y organizado, y hacer un planning de las actividades futuras. Si eso te funciona, perfecto. A mí no me funciona. Ya lo probé en varias ocasiones y fue un desastre. Ya llegué a preparar una mesa sobre la rana super completa para Izan y él pasar olímpicamente. Puede ocurrir. Por eso, prefiero no planear y sí seguir la observación.

3. No prepares mucho material

Cuando Izan tenia 3 años, le encantaban las tarjetas de tres partes. Resultado: hice quilos de ellas. Pero quilos. A punto de acabar con el cartucho de tinta de la impresora, los plásticos para plastificar, y aguantar la bronca de mi marido después. Lo peor es que él acabó sin utilizar más de la mitad de esas tarjetas porque perdió el interés y las tiré. Hoy mi consejo es: solo hagas el material que vayas a utilizar ya. Si tienes pocos hijos, no plastifiques. Llegué a la conclusión que desperdiciaba mucho con tarjetas que luego usábamos pocas veces. Hoy pienso dos o hasta tres veces antes de usar la plastificadora.

4. No compres mucho material

Similar al consejo anterior, la idea es la misma, a veces nos sentimos tan apasionadas por los materiales que compramos varios… y luego el niño no los utiliza. Por que? Puede que no haya llegado el momento. O puede que ya haya pasado. O puede que tú no lo presentásteis bien. Mucho cuidado con eso. Otra vez: el consejo es observar al niño. En casa, no es necesario tener todos los materiales que un colegio Montessori tiene. Seria imposible, el coste de todos los materiales es altísimo y nadie tiene espacio para meterlos en los pisos tan pequeños que vivimos. Es verdad que los materiales siguen una linea sucesiva, uno depende de otro, especialmente en Casa (3 a 6 años). Pero es imposible tener todo. Se puede hacer materiales DIY si eres manitas, comprar de segunda mano, aprovechar outlets, materiales de inspiración Montessori… pero cuidado para no acumular.

5. Invierta en formación

Mucha gente hoy no tiene tiempo y tampoco dinero para ir a cursos Montessori presenciales. Es verdad que son los mejores, nada como tocar el material, conocer gente como tú, hacer tribu… pero a veces lo mejor, y más barato, es invertir en un curso on line. Muchos de los cursos que existen son “para siempre”, es decir, una vez que te apuntas siempre podrás consultar la plataforma, algunos tienen foros, la posibilidad de hacer consultas… ahora mismo estoy ahorrando para hacer un curso de Montessori de primaria on line, porque el presencial es prohibitivo, y parece que no lograré reunir todo el dinero para el de asistente tampoco… así que un curso más técnico, puede ser una buena inversión, y luego leer libros de Maria Montessori en paralelo para no perder la esencia de la filosofía.

Cursos de Montessori on line en español hay varios, si tu intención es aprender a utilizar los materiales de primaria hay los cursos de Jaisa Educativos. Los cursos de Aprendiendo Matemáticas, aunque no sea Montessori, también son muy interesantes para esas edades.

6. Cuida de tu ambiente preparado

A veces nuestro ambiente está saturado, desordenado… una mirada crítica en nuestro ambiente es muy útil. Es increíble como reformar el ambiente y ordenar los materiales nos transforma. Los niños lo sienten, pero nosotras también.

7. No te compares

A principio de este post he mencionado a Pinterest y a Instagram. Las redes sociales son muy peligrosas. Están para informar, compartir, aprender, inspirar… pero también pueden generar un efecto contrario si nos comparamos a los demás. Tu familia es única, tú eres única. Puede que lo que para mi hijo sea maravilloso, para el tuyo no lo es. O puede que yo tenga un sistema que a ti no funciona. No pasa nada! El más bonito del homeschooling es que podemos atender a las necesidades de nuestros hijos y, en el caso de Montessori, tenemos 6 años para enseñarles. Puedes hacer una Grande Lección por año.

8. No te olvides de Vida Práctica

Aunque tu hijo tenga 6 o 7 o 8 años, o más, él sigue necesitando Vida Práctica. Puedes enseñarle a colocar una lavadora, el lavavajillas, a planchar, a coser un botón, a arreglar la cama… no es solo ayudar la familia, es un aprendizaje para toda su vida, es desarrollar movimientos, es ganar autoestima, es mindfullness total. Sé que es difícil en esas edades, estoy pasando canutas ahora mismo con Izan porque no quiere hacer nada, pero no lo dejes de lado. Y eso también es Montessori. Así como leer un libro, visitar la biblioteca, un museo, hacer un paseo al aire libre. No son solo materiales.

9. Respira, descansa, escucha a ti misma

En Disciplina Positiva se habla mucho de tener tiempo para nosotras mismas como madres (o padres) y en Montessori se habla de la preparación interior, que, al final, es lo mismo. Muchas veces lo que más necesitamos es dar un tiempo a nosotras. Relajar, dormir, correr, ver a una amiga, ir a yoga, lo que sea. Soy madre trabajadora, no tengo muchas amigas, sufro de depresión y necesito, de verdad, hacer las cosas a mi compás. No puedo ir muy deprisa, tengo de ir conforme mi cabeza me deja. Para mí, es muy importante leer un libro, tomar un té, o quedarme desconectada unos días. Busca lo que necesitas.

Espero de verdad que estas tips puedan ayudarte, sé cómo es querer darlo todo por nuestros hijos y tener la sensación que no damos ni 10 por ciento. No te exijas mucho, lo más importante es disfrutar, siempre!

Si tú también has pasado por esto y tienes algún consejo a dar que no he dicho aquí, comparta en los comentarios. El amor atrae el amor! 😉