Las pantallas y los niños en Montessori – después de los 6 años

Hace dos años, escribí un post sobre el uso de pantallas por los niños e intenté contestar la famosa pregunta “si Maria Montessori estuviera viva, ella dejaría que los niños utilizasen tablets y smartphones?”. Si no lo has leído, o si quieres leerlo otra vez, puedes hacerlo accediendo desde este enlace. Hoy vuelvo al mismo tema, pero para hablar sobre el uso de pantallas con niños de más de 6 años.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, en un estudio realizado en 2017 que fue publicado en la revista “Pediatrics”, a partir de los 6 años de edad cabe a los padres hacer un uso de las pantallas “con sentido común”, buscando un equilibrio entre actividades como leer, jugar al aire libre o de manera libre, pintar, hacer deportes etc y el tiempo de pantallas (recordando que cuando nos referimos a “pantallas” queremos decir smartphones, tablets, videogames y TV). Si quieres saber más sobre este estudio, puedes leer a respeto en este artículo de Bebés y Más.

Si lees a menudo sobre Montessori en otros blogs, grupos de internet o si has estado en cursos presenciales, ya sabrás que la postura de muchos guías y de otras personas expertas que llevan el mensaje de Maria Montessori es que no se debe proporcionar pantallas a los niños nunca, y después de los 6 años, solamente a ratos para pesquisar sobre temas de estudio. Algunos, más tradicionales, dirán que tampoco para eso. Ahí hay opiniones y opiniones. Desde cuando escribí mi artículo de que me refiero al principio de este post, mucha agua se ha arrollado, como decía mi madre, y algunas cosas he aprendido, otras he vivido, y mi opinión cambió un poco. Quizás sea la tuya también. O quizás no. No quiero aquí ser la Dueña de la Verdad, quiero compartir lo que pienso, y si eso ayuda a alguien que esté leyendo, pues me doy por satisfecha.

Que el uso de las pantallas por los niños, especialmente los pequeños, no es algo muy saludable no es ninguna novedad y creo que todos estamos de acuerdo. Todos que somos madres y padres, que ya hemos probado dejar la tablet con nuestro niño por mucho más que dos horas, hemos vivido en nuestras carnes las consecuencias. ¡Si hasta nosotros mismos, cuando pasamos muchas horas con el móvil, nos da dolor de cabeza! En mi caso, lo que observé con mi hijo era que él se volvía más irritable, con menos ganas de trabajar, leer, estudiar o incluso de jugar con sus juguetes. Cada día que pasa él quiere estar más con Youtube y menos con, incluso, sus canales de dibujos favoritos. No quiere utilizar apps de juegos, mucho menos educativas. Lo que quiere ver son canales de abrir paquetes, de bromas, de videogames… :/

Cuando estaba recaudando información para escribir este post, leí en un blog de una guía Montessori norteamericana una frase que me gustó mucho: “decimos que dejamos la tablet para que nuestros hijos aprendan tecnología. Pero que aprenden asistiendo a Youtube?” y es verdad. Claro que hay canales y canales de Youtube, pero la gran parte de ellos (y recordamos que los niños van “pinchando” en cualquier enlace que Youtube le recomiende) no enseñan nada. A jugar videogames? Con 6, 7, 8 años? No estoy segura si este es el momento. Y más cuando son juegos como Fortnite u otros aun más violentos.

Por otro lado, nunca en la historia (creo que eso también leí en algún lugar cuando estaba recaudando información…) ha sido tan difícil crear a un niño. Porque los padres, y las madres, trabajan, a veces por horas y horas. A veces muy lejos de casa. Porque la vida no está nada barata de vivir, y no me refiero para hacer viajes o cambiar de coche, me refiero a pagar hipoteca, luz, gas, supermercado, esos gastos que todos tenemos. Cuando era niña, allá por los 80, mi madre a veces me dejaba con alguna amiga suya o con alguna vecina, mientras ella tenía que hacer recados. Hoy, con quien dejamos a nuestros hijos? Si tienes suerte de tener abuelos, suele ser con ellos. Y los abuelos ya no están para “mucho trote”. Y cuando no tenemos familia en el país donde vivimos es aun más complicado. Los vecinos, pues la relación de 2018 no es la misma de los años 80. Es decir, que no tenemos ayuda de nadie. Tenemos de apuntar los niños a extra escolares y luego, una vez en casa, es la hora de preparar la cena, hacer la colada, cuidar del hermanito (para las que tienen más de un hijo)… es una locura. Por supuesto los niños van a coger la tablet, o el smartphone. Y no te culpo si lo haces, porque todas lo hicimos, al menos una vez, aunque suele ser mucho más de una.

Una vez, cuando estaba haciendo mi formación AMI, preguntamos a nuestra formadora si existían ordenadores en las escuelas Montessori y cual era su opinión sobre el uso de las pantallas por los niños. Ella contestó algo que me gustó mucho: “no podemos alejar la tecnología de los niños, porque este es el mundo que les ha tocado vivir”. Por más que no dejemos que los niños usen las pantallas, llegará un momento que lo harán, si no es en casa será en el colegio. Hay familias que optan por ser “screen free” y vivir sin pantallas, que no tienen TV tampoco ordenador en casa. Cada uno con su decisión. Nosotros sí tenemos TV, ordenadores, smartphones y tablet, mi marido y yo necesitamos la Internet para trabajar y, en mi caso, para comunicarme con mi familia que está en otro continente. Mi hijo utiliza tablet en su colegio y a partir del año que viene, tendrá una para llevar los libros de texto descargados.

Entonces, mi opinión sobre el uso de pantallas sigue siendo la misma para niños pequeños, que es mejor evitarlas al máximo posible, ya que una hora, media hora, cinco minutos que sea con un smartphone son una hora, media hora o cinco minutos sin juego o sin contacto con el mundo real, algo que el niño de 0 a 6 años necesita tener.

Para el niño mayor de 6 años la situación cambia. Porque ellos ya conocen, ya saben lo que es, cómo se usa, entonces lo mejor es enseñarles a utilizarlo con moderación y con utilidad.

Y cómo es eso? Bueno, la verdad que es exactamente cómo se hace en muchos colegios Montessori alrededor del mundo en la etapa de Taller (de 6 a 12 años): se presenta, se habla de lo que es, cómo se usa, para qué sirve, pero que tiene unas normas de utilización que hay que aprender, como todo. Aprender a usar un dispositivo es como aprender a conducir un coche, hay que saber cómo hacerlo. La verdad es que aquí también tenemos de seguir la máxima de Montessori de libertad con límites. Eso, obviamente, no se enseña en un día, o en dos. Es un aprendizaje, y es algo que nosotros también tenemos de aprender, ya que la tecnología evoluciona muy rápido en nuestros tiempos y tampoco sabemos cómo usarla nosotros.

Lo que muchos colegios Montessori hacen es tener una gran biblioteca de referencia con libros de distintos temas (naturaleza, animales, química, física, máquinas, cultura de los pueblos…), que los niños utilizan en el momento de aprender sobre algo. Que el niño quiere saber sobre la extinción de los dinosaurios, por ejemplo? Pues podemos empezar con un libro, dos, tres… puedes visitar la biblioteca de tu ciudad, no hace falta que te compres 300 libros. Después podemos buscar en enciclopédias (sí, lo leíste bien, enciclopedias), apuntar en un cuadernillo, hacer un cartel, una linea del tiempo… y después podemos buscar información en Google. Pero no darle el ordenador y decirle: “toma, búscate la vida”. No, que tú busques en Google con él, y que selecciones los enlaces con él, que leáis juntos. Porque en Google hay mucha información: buena, mala, precisa, imprecisa, actualizada, desactualizada, fake news… sí, es todo un mundo. Y el niño tiene de aprender a distinguir lo que es información de la buena y lo que no lo es. “Ah, Alessandra, pero si yo tampoco sé eso”. Ya… ves como no es fácil? Y dejamos una tablet en las manos de un niño cómo quién deja las llaves de su coche en plena M-30.

La tecnología no desaparecerá, ha llegado para quedarse. Ya no es solo los smartphones, hoy tenemos robots aspiradores, gafas de realidad virtual, altavoces inteligentes que pueden hasta prepararte unas palomitas… eso es un no parar, por eso nuestros hijos nos necesitarán y mucho, para saber hacerlo bien. Y no será entregando los dispositivos sin más que estaremos ayudandóles, por eso es importante enseñarles buscar información fiable y cómo usarla. Doy una pista: suele estar en libros de verdad. 😉

¿Qué te ha parecido este post? Fue el tema más pedido en la encuesta que realicé en Instagram Stories hace una semana. No dejes de acompañarme para no perder mis encuestas, videos de preguntas, y nuestros momentos Montessori en directo! Puedes encontrarme en Instagram como @nuestrosmomentosmontessori. No olvides de dejar un comentario diciendo que te ha parecido, da un “me gusta” y comparte el post en tus redes sociales si crees que puede ayudar a alguien, y que Montessori llegue a más familias. 🙂

Foto de entrada: Pinterest

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.