adulto preparado

Qué podemos aprender con un guía Montessori

Como padres, podemos aprender mucho con un guía Montessori para ayudar nuestra relación con los niños. Hoy en este post explicaremos cinco práticas de todos los guías Montessori que podemos aplicar en casa.

Como padres, podemos aprender mucho con un guía Montessori para ayudar nuestra relación con los niños. Hoy en este post explicaremos cinco prácticas de todos los guías Montessori que podemos aplicar en casa.

El guía Montessori pasa por una preparación larga y muy exigente, tiene que hacer materiales, aprender a utilizar los materiales Montessori, leer muchos libros… pero especialmente necesita realizar un trabajo de preparación interior, algo que es difícil de explicar en palabras pero fácil de entender cuando empezamos a estudiar Montessori en serio. Es mucho más que saber como coger un cubo con las dos manos, como abrir una alfombra o contar las Cinco Grandes Lecciones. Es necesario trabajar la ira, el orgullo, todas las ideas adultistas que llevamos y conciliarse con nuestro niño (o niña) interior. Es algo que puede llevar años, más que los del curso de preparación profesional.

El guía tiene de saber cómo llevar un grupo grande de niños (en el caso de Primaria, puede llegar a 40 niños en una sala) y saber mediar conflictos, observar a todos, verificar qué cada uno necesita… es un trabajo difícil, y es verdad que las necesidades de un colegio son distintos de una casa, pero podemos aprender mucho como padres con los guías Montessori a la hora de convivir con nuestros hijos.

Lo primero que podemos aprender con el guía es a no interrumpir al niño. Algo que puede ser muy difícil si somos protectores, impacientes, si nos ponemos nerviosos al ver nuestro niño sucio, por ejemplo. Tener que aprender a contener el ímpetu de decir “dejálo que hago yo” es algo muy difícil porque siempre fuimos interrumpidos. Es necesario entrenar y especialmente confiar en el niño que tenemos delante, acreditar que él tiene un tiempo que muy probable no es el nuestro. Pero cuando no interrumpimos, el niño se concentra y aprende a hacerlo por si mismo, gana auto confianza, responsabilidad, autonomía.

También es importante hablar en voz baja, despacito, y siempre mirando a los ojos del niño con quién hablamos. Con la vorágine del dia a dia, muchas veces no lo hacemos. Hablamos alto, rápido y muchas veces sin mirarle, haciendo otra cosa a la vez, con las prisas. Necesitamos parar y recordar que estamos delante de la persona más importante del mundo y que ella necesita toda nuestra atención. Hablar en voz baja y despacio obliga al niño a escucharnos con atención y mirarle a los ojos es un acto de respeto, una prueba de que él o ella es importante para nosotros.

La repetición en presentar un objeto o una acción también puede ser necesaria, y es algo que los guías saben muy bien. Maria Montessori decía que el guía deberá ser incansable en sus presentaciones, si a un niño no le llama la atención una determinada presentación una vez, pues se debe intentar una segunda, una tercera, quizás una cuarta vez. No se trata de convencer a nadie, pero puede que el día en que hiciste la presentación él estaba cansado, o no estaba preparado, o tenía ganas de hacer otra cosa. En casa eso puede ocurrir también cuando, por ejemplo, enseñamos a cocinar y al niño no le hace mucha gracia. Luego pensamos “es que no le gusta cocinar”. Quizás sí le gusta, pero aquel no era el mejor momento, por eso es importante dejar pasar unos días y probarlo otra vez.

Ya he escrito un post sobre la observación, esta costumbre que todo el guía Montessori tiene y que todos nosotros, padres, madres, profesores, deberíamos también de tener. Es observando que podemos descubrir en que momento el niño está, lo que necesita, lo que ya lo tiene perfecto. Con algunos pocos minutos al día podemos hacerlo, y tendremos sorpresas, seguro.

Por último, corregir al ambiente y no al niño. Si algo mal ocurre, el guía debe verificar si el fallo está en algo del ambiente para cambiarlo. Quizás las baldas ya estén demasiado bajas, quizás el material está escondido y no se ve bien, quizás sea el momento de hacer una rotación de materiales. Eso es muy fácil de verificar en los niños de 2 años, 2 años y medio hasta los 6 años, pero después de esa edad el niño cambia, pasa a ser un gran interrogador. Muchas veces leo en foros de internet que las madres y padres se quejan que “es imposible hablar con él/ella porque para todo tiene una respuesta” o “siempre pregunta el porqué de todo, me irrita”. El niño del segundo plano no es fácil! Ahora es un ser que piensa, que quiere entender el mundo. En esos momentos, debemos parar, respirar muy hondo, cerrar los ojos si es necesario y intentar ver a tu hijo (o a tu hija) con “distintas gafas”: encuentra lo que él o ella tiene de bueno, de bonito, de especial. Y una vez que lo tenga claro, use esa descubierta a tu favor. Pídale que haga una lista de tareas, por ejemplo. O una lista de soluciones.  Si explotas lo que tu hijo tiene de mejor, él desarrollará aun más esa característica.

Los guías no son personas perfectas, y eso lo saben muy bien. Hay que tener humildad y enfrentar nuestra propria vulnerabilidad en ser imperfectos. Gritos pueden ocurrir, somos seres humanos. Lo importante es reconocerlo, pedir perdón y seguir adelante. Si es necesario encerrarse en el baño por algunos minutos, pues hazlo. Intenta buscar tu manera personal de relajar, y siempre que sea posible, recuerda tu momento de autocuidado. Muchos guías Montessori hacen yoga, mindfullness, meditación. Puede que eso te ayude, o puede que no, pero busca lo que te ayude. Ser madre/ padre/ profesor no es fácil, pero es la misión más bonita que existe, recuerda el tesoro (o tesoros) que tienes delante y siga adelante.

Que te parece? Interesante, verdad? Quizás te parezca mucho y que necesitas ayuda para procesar todos esos pasos. Cristina, de Montessori en Casa, acaba de lanzar la tercera edición de su curso online El Adulto Preparado en Casa: Consciencia y Empoderamiento Para Mamás Montessori. Las inscripciones están abiertas hasta el 22/02. Es una buena oportunidad para aprender desde casa, a tu ritmo, de una manera más vivencial. Clicando en el enlace que está en el nombre del curso en este párrafo, Nuestros Momentos Montessori lleva una pequeña comisión que nos ayudará a seguir con el blog.

Foto: NAMC Montessori Teacher Training Blog

Anuncios

0 comments on “Qué podemos aprender con un guía Montessori

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: