Cómo hacer Montessori en casa sin desesperarse

volcan casero

Muchas veces recibo comentarios, en el blog o en las redes sociales, de mamás Montessori que me siguen y se dicen abrumadas, cansadas, perdidas, sin saber cómo hacer para seguir con el método en casa. Bien sea cuando tenemos un niño o varios, bien cuando hacemos afterschooling (actividades Montessori después del colegio tradicional)o no, bien cuando ya llevamos incluso algunos años leyendo y estudiando sobre Montessori. Hoy daré algunos consejos y compartiré mi experiencia de 6 años con Montessori en casa esperando daros un poco de luz!

  1. Montessori no tiene que ser caro

Ya he escrito un post largo y tendido sobre este asunto, pero vuelvo a repetir. Muchas veces pensamos que tenemos que comprar toneladas de materiales y de muebles para hacer Montessori en casa y no es de eso que se trata. El mejor material que podrás dar a tu hijo, o a tu hija, es una banqueta para que pueda subir y así alcanzar lo que está más alto para él o para ella. No necesitamos siquiera la learning tower. Mi hijo nunca se ha caído de su banqueta, no veo ninguna necesidad de gastarse el dinero o de construir una. Pero si a ti te gusta, pues adelante. Pero que entiendas que no es necesario.

Mesa sensorial con judías negras y miniaturas de astronautas de Safari Ltd.

2. Montessori es preparación interior

Lo que sí necesitarás es estudiar. Mucho. Siempre. Lo mejor son los libros de la propria Maria Montessori, que puedes encontrar en las tiendas especializadas de materiales Montessori o en las librerías. Si sabes inglés, mejor, ya que la información más valiosa suele estar en esta lengua. Hay muchos recursos on line para estudiar la filosofía y el método Montessori, cursos si quieres aprender a utilizar materiales, como los de Jaisa Educativos. Si quieres profundizar en la filosofía puedes hacer un curso de Cristina Tébar de Montessori en Casa.

Pero solo hacer los cursos no es suficiente, tienes que aplicar lo que has aprendido, aunque sea a los poquitos, pasito a pasito. Los libros de la doctora nos ayudan mucho en reflexionar lo que estamos haciendo. También te aconsejo a tener una tribu Montessori, de amigos que también les gusta la filosofía, porque ir en carrera solo se hace muy difícil. Los grupos de discusión de Facebook y las comunidades que se forman en Instagram ayudan bastante pero siempre lo ideal es poder quedar en persona con el grupo. Esa es la razón porque los cursos presenciales son tan importantes, porque a parte de aprender conocimos personas como nosotras, se forma tribu, y así el camino es más fácil.

3. No te olvides de Vida Práctica

Si tu hijo tiene 2 años, 4, 7 o 10 años, él necesita Vida Práctica. La Vida Práctica es el área más importante a trabajar en casa, porque prepara para todo el resto. Hasta los 6 años, les ayuda a adquirir destrezas que luego serán importantes para aprender a leer, escribir, aprender las cuatro operaciones. Después de los 6 años les enseña a tener responsabilidad, a cuidarse de si mismo, a entender la sociedad y a aprender a vivir en ella. Actividades como aprender a tomar el metro solo, a utilizar Internet o el dinero con responsabilidad son las actividades de Vida Práctica a partir de los 6 años.

habitación con materiales Montessori para homeschooling

4. El ambiente preparado, este ente adorado y temido

A todas nosotras, mamás Montessori, nos encanta ver las fotos de ambientes Montessori en las redes sociales. Hay algunos que son de verdad preciosos, especialmente los de los colegios, pero también hay homeschoolers americanas que nos dejan de boca abierta en Instagram (y yo soy la primera que se siente muy pequeña al ver esas imágenes), con estanterías, materiales y accesorios perfectos. Todas sabemos la necesidad de tener un buen ambiente preparado y lo queremos muchísimo, es como si fuera un ente al que amamos pero a la vez lo tememos, porque siempre pensamos que podría estar mejor, que podría tener eso o aquello. Durante años estuve intentando montar la habitación Montessori perfecta, y tras 6 años te digo con sinceridad: la habitación Montessori perfecta es aquella que se adapta a tu familia. No vale de nada compararse, ver esas fotos tan bellas estéticamente y pensamos que no estamos dando lo suficiente a nuestros niños . Lo único que conseguirás es estancarse. No busques la perfección, hazlo, hazlo con lo que tengas, pero hazlo. Atrévete a ser imperfecta y pásalo bien!

Si no puedes contar con un gran espacio, puedes leer este post y si necesitas ideas para una habitación con dos niños, también puedes leer este.

5. Como acertar con el material Montessori

Esta es una duda muy común, a veces compramos un material Montessori pensando que nuestro niño lo usará mucho pero resulta que no le llama y el material se queda allí, en un rincón, lleno de polvo. Que ha pasado? Eso ocurre mucho cuando los niños son pequeños, porque no sabemos aun reconocer el periodo sensible en que están, y puede que el material haya llegado tarde. O también puede que haya llegado temprano, y que él no está preparado para utilizar. Lo mejor es guardarlo por algunas semanas y luego probar sacarlo otra vez. Si el niño entonces lo utiliza, es porque no estaba en su periodo sensible. También puede ser que hemos fallado en el momento de presentarlo, podemos repetir la presentación de otra manera para atraerle más. O puede que sencillamente no le guste el material, a veces pasa. A mi hijo nunca le gustó el cubo del binomio, por ejemplo. Quizás porque no supe presentarlo bien, es posible. No tenemos la experiencia de una guía Montessori que lleva años con grupos de 40 niños. Es un aprendizaje.

cadenas cortas Montessori

Algo que observé en Izan es que después que él entró en el segundo plano de desarrollo está mucho más fácil hacer actividades Montessori con él (aunque a veces cuesta porque él está cansado del colegio, o porque solo quiere jugar con legos 🙂 ), está mucho más interesado que cuando estaba en el primer plano. Seguramente un guía te diría para seguir un curriculum Montessori de primaria para saber la orden de las presentaciones, y es verdad que hay muchos materiales que tienen de ser presentados en una secuencia (por ejemplo, no se puede presentar el juego del banco antes de la presentación del sistema decimal), pero lo que yo intento hacer es seguir el curriculum de su colegio. Es decir, si él está aprendiendo los países de Europa en sociales, pues vamos a utilizar el mapa Montessori para ver esos países de forma sensorial. Si está con la tabla de multiplicar, pues usamos las cadenas cortas. Son ejemplos de actividades que hicimos en casa, complementamos lo que él estudia con su profesor en el colegio, con su libro texto y sus fichas, pero aquí usando un material sensorial que le dará otra visión de lo mismo que ha aprendido, y, así, comprender mejor la lección. He observado que él no entendía, al hacer sumas de números de cuatro cifras, que significaba cada casilla (que el número de la derecha es la unidad, luego el de al lado la decena etc). Pues repasamos con el material multibase y hicimos algunos ejercicios de valor posicional. Porque un niño no puede sumar números que no comprende lo que son.

6. Nunca obligues a tu hijo, y tampoco a ti misma, a hacer una actividad

Antes de tener a Izan y descubrir todo el mundo de la crianza, lo mio era el mundo del perro. Teníamos a Panchito, nuestro labrador, y lo eduqué yo misma con la ayuda de libros y de videos de adiestramiento en positivo. En aquel entonces, mi sueño era ser adiestradora profisional. Pero la vida ha dado muchas vueltas, y después de ser madre dejé el mundo del perro. Sin embargo, lo que aprendí en aquella época fue muy valioso para el momento en que me hice madre, y si hay una lección de los adiestradores que podemos utilizar con los niños también es nunca obligar a un chico a hacer algo que él no quiera en aquel momento, y a nosotros tampoco.  Un adiestrador sabe que un perro que está cansado no va a rendir y, de misma forma, sabe que si no se encuentra bien física o animicamente, es mejor dejar el entrenamiento para otro día.

Si estás desbordada, cansada, nerviosa… lo mejor es no hacer actividad Montessori y sí hacer otra cosa. Por ejemplo: dar una vuelta en el campo, o al parque, o sencillamente ver una peli con tu niño con unas palomitas. Conexión siempre.

Y si es el niño que está muy agitado, cansado, si solo tiene ganas de jugar… también vale lo mismo. Dar una vuelta, ir al parque, ver una peli, leer un cuento, hacer un bizcocho juntos, una sesión de cosquillas, jugar a una partida de un juego de mesa… a veces ellos están tan hartos del colegio que no quieren hablar de sumas o de sustantivos. Y es ahí que entra mi próximo consejo…

7. Observa a tu hijo siempre

Soy pesada con ese consejo, pero es que es así, hay que observar al niño. Apuntar en un cuadernillo, en un bloque de notas del smartphone, lo que sea, pero observarle. Si él pregunta de dónde viene el agua de la lluvia, o porque la luna está roja en un eclipse, pues ya tienes tu oportunidad para pensar en una actividad. Puedes leer más sobre la observación en este post.

8. La casa Montessori no es, y nunca será, un colegio Montessori

Cuando hacemos Montessori en casa queremos hacer un colegio en miniatura en nuestra casa a veces y eso es un error, porque nunca lograremos transformar nuestra casa en un pequeño colegio Montessori. No tenemos un grupo de 30 o de 40 niños en casa de distintas edades para que ocurra “la magia Montessori”. Cuando trabajamos en un cole Montessori vemos de una manera muy clara que el grupo tiene una importancia inmensa que en casa no es posible reproducir. Puede que tengas dos, tres o cuatro hijos, y seguramente con ellos tendrás un efecto que en una casa con un hijo único no habrá, pero aun así no tendrás los mismos resultados. Pero eso no es importante, la casa no es un colegio, y eso no es malo, es solo distinto.

Tampoco tendrás materiales Nienhuis como en los colegios existen, recuerda que en un colegio hay muchos niños utilizando los materiales y es importante que tengan la mejor calidad. Ya en casa puedes tirar de materiales DIY que te ahorran muchísimo dinero o comprar de segunda mano. También hay opciones de plástico, que puede que no sean las utilizadas en los colegios, pero que en casa funcionan perfectamente, como los resaques. Además hay materiales que no son Montessori para nada pero que son muy útiles para aprender matemáticas, por ejemplo, como conté en este post.

resaques de plástico Montessori

9. Siga a tu niño, y a nadie más

La frase más conocida de Maria Montessori es “siga al niño”, como seguramente ya habrás leído y escuchado miles de veces. Y es de eso que se trata, de seguir a tu niño, a sus necesidades, y no hacer todo exactamente igual a aquella mamá Montessori que sigues en Instagram. Recuerdo que hace muchos años he pineado un montón de actividades que encontré en Pinterest pero no hice ni 5% de todo aquello. Es imposible hacerlo! Y, al fin y al cabo, eso es lo más bonito del homeschooling, o del afterschooling: hacer cómo quieras, cuándo quieras. La única preocupación es seguir al niño, nada más.

10. Diviértete y permítate ser imperfecta

No eres profesora tampoco guía Montessori… eres madre. No exijas a ti misma ser perfecta. Nadie es perfecto y es ahí que está la belleza. Claro que tienes de estudiar, aprender, buscar un equilibrio. Pero no te exijas demasiado. Permítate ser imperfecta, abraza tu vulnerabilidad, y especialmente, diviértete mucho con tu hijo (o hijos). Él crecerá muy deprisa y lo que importa es pasarlo bien, construir memorias, encender su curiosidad y su gusto por aprender (algo que, por desgracia, muchos profesores no saben hacerlo pero tú sí puedes).

Quizás un día compartas una foto en tus redes de tu hijo haciendo una determinada actividad y alguien dirá que estás haciendo mal, que has saltado x paso o que el material es eso o aquello (o que no lo es). A mí me ha pasado algunas veces, y en ocasiones me sentí muy dolida. Pero recuerda que tú eres su madre, la persona que mejor le conoce, y que cada uno tiene su trayecto. Descubre el tuyo!

Y tú, que consejo tienes para las mamás Montessori? No te olvides de dejar en comentarios! Y si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales para que más personas conozcan a Nuestros Momentos Montessori.

 

3 Responses to “Cómo hacer Montessori en casa sin desesperarse”

  1. Taisa

    Muy buena entrada. Sobre todo me gustó lo de las torres, que hace un tiempo a esta parte se ven por todas partes, y yo también las veo innecesarias y un armatoste. Mis hijos han usado escalón normal y no han tenido problema.

    Por lo demás, he de reconocer que yo no soy de “presentar actividades” pero sí hemos hecho muchas cosas de inspiración montessori y he adaptado el espacio para ellos.

    No me considero Mamá Montessori. 😛 E igualmente, me gusta conocerlo. Y sí, me encanta mirar los espacios preparados… y sé que no son para mí. 😀

    Me gusta

    Responder
    • Alessandra Mosquera

      Hola Taisa, muchas gracias por “pasar por aquí”! Sí, a mí siempre me ha parecido de lo más desnecesário las torres de aprendizaje, que bien que no soy la única a pensar así! 🙂 Bueno, a veces no nos consideramos “mamá Montessori” y somos mucho más que lo imaginamos! Un abrazo!

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: