Cómo acabar con los «es que no puedo»

Es posible que tengas en casa un niño así: tiene un gran potencial, una gran inteligencia, pero siempre dice «es que no puedo», «no soy capaz», cuando le dices para hacer algo o cuándo se ve en un desafío. Los padres se sienten frustrados cuando le propone una actividad, desde hacer los deberes u ordenar su habitación y escuchar esa respuesta. A veces es posible que se empiece un conflicto y uno de los adultos diga: «Es que eres un vago». En el post de hoy vamos a hablar sobre eso, porqué ocurre y cómo podemos combatirlo.

En Disciplina Positiva

En Disciplina Positiva hablamos de niños con la meta equivocada de deficiencia asumida, es decir, los niños que de verdad acreditan que no son capaces de hacer algo, no se sienten adecuados y piensan que no hay nada que hacer para pertenecer al grupo. Sus padres suelen sentirse desesperados, incapaces, inútiles. Son niños que se dan por vencidos, porque no tienen otra opción.

Si le pides, por ejemplo, que haga un problema de matemáticas, el niño con deficiencia asumida verá el problema en la hoja y no tocará el lápiz. Hará de todo para que tú le dejes en paz, es un niño pasivo muchas veces, quizás en la clase sea el que haga bromas con sus compañeros para cubrir sus sentimientos de que «es tonto».

Puede que pienses que, la verdad es que el niño quiere «llamar la atención». Pero si de verdad estamos hablando de un chico que tiene la meta equivocada de deficiencia asumida, sabrás que él no está pidiendo atención cuando, al darle una orden para que haga algo, él intenta con todas sus fuerzas que tú te vayas y desista de lo que estabas ordenando. Un niño que quiere atención acabará haciendo lo que pides, pero de cualquier manera. Esta es la diferencia que debes tener en cuenta.

De acuerdo con la Disciplina Positiva, una vez que ya identificamos que nuestro hijo está en la meta de la deficiencia asumida, entonces debemos ayudarlo para que descubra por si mismo de que está equivocado, que sí es muy capaz y puede hacer muchas cosas. Como hacer eso? Está claro que no es haciendo todo para él. Al revés, tendrás de crear oportunidades para que él ejercite su auto confianza. Porque es un niño que cree muy poco en sí mismo, y es importante hacerlo ver que eso no es verdad.

En el ejemplo del problema de matemáticas, puedes ayudarlo a hacer el problema, pero de manera que él lo realice y no tú. Es decir, leyendo el enunciado con él, llamándole la atención para los datos que el problema, y preguntarle qué es que tiene de hacer. Con mucha paciencia, sin gritarle, sin hacer amenazas. Es difícil, lo sé porque tengo un niño así en casa y nos sentimos muy frustrados. La hora de los deberes es la peor en mi casa. Pero te aseguro que, aunque te lleve unos días, funcionará.

Es decir, es necesario que reparta la tarea a ser realizada en pasos, y que él haga cada paso, puede que tú estés a su lado pero es él quién tiene de hacerlo.

Una vez que él lo logre, anímale diciendo «ves? yo sabia que lo conseguirías», «has logrado hacer esto, estoy segura de que ahora puedes hacer esto otro».

Puedes ayudar a tu niño con deficiencia asumida enseñándole a organizarse y a hacer listas, por ejemplo, una lista para lo que tiene de llevar en la mochila del colegio para cada día de la semana o una lista con los días de la semana y las actividades extra escolares que tiene. También son muy útiles las tarjetas de rutinas, como  las de Aprendiendo con Montessori. En Pinterest hay muchas ideas de «chore charts» (tablas de tareas) DIY para niños. Mi amiga Eva, de Family Tips, también tiene un post muy interesante sobre cómo ayudar tu hijo a trabajar las funciones ejecutivas.

choreboard
Foto: Craftaholics Anonymous
choreboard2
Foto: Lemon Squeezy Home

En Montessori

En Montessori, el planteamiento es parecido, pero no totalmente igual de la Disciplina Positiva. Para Maria Montessori, los niños sufrían desviaciones, algo muy largo y difícil de explicar en un post de un blog. De una manera muy resumida, diremos que las desviaciones son lo que ocurren cuando te sales del camino natural a que estabas destinado. Por ejemplo, el natural es que un niño confíe en sí mismo, que no sienta miedo de fallar. Sin embargo, si este niño (por ejemplo) ha vivido en un ambiente donde nunca los adultos dejaron que él sintiera confianza en si mismo porque no le dejaban hacer nada solo cuando era el momento (en la fase de Mente Absorbente, de 0 a 6 años), este niño crecerá acreditando que no vale, y esa creencia sería la desviación.

Un niño de 18 meses que nadie le deja subir las escaleras porque va a caer, que nadie le deja comer solo porque va a ensuciarse, que nadie le deja vestirse solo porque va a combinar mal los botones o tardará demasiado, pues obviamente acreditará que él no puede hacer nada solo porque no es capaz y que los adultos son los que saben hacer, así que cuando lleguen a la fase de los 6 a 12 años es muy posible que no querrá hacer los deberes del colegio solo, porque «papá/mamá hace mejor que yo».

La solución es dejarles hacer por si mismos cuando son pequeños, pero si ya has pasado esa fase y no has actuado así, no te preocupes, no está todo perdido. Eso sí, será más difícil, pero imposible no lo es.

Parta la tarea a ser realizada en pasos. Por ejemplo: un niño que no sabe atar los cordones de sus zapatillas. En las escuelas Montessori, los niños de 3 años usan los bastidores, que son materiales que enseñan a cerrar una cremallera, botones y atar lazos. La idea es alejar la dificultad para que el niño aprenda mejor. Para enseñar a tu hijo a atar los cordones, primero tú los atas delante de él, pero dividiendo la tarea en varios pasos – primero cogemos un cordón, segundo cogemos el otro, tercero los cruzamos… y así por delante. Es importante hacer cada paso despacio, no hablar mucho mientras realiza cada uno para que él esté pendiente de los cordones y no de ti.

En este video puedes ver una presentación del bastidor de lazos.

Después que tú has presentado cómo atar un lazo, pida a tu hijo que lo hagas. Si él falla, no pasa nada. Puedes colocar tu mano sobre su mano en el momento que observes que él va a meter el cordón de manera equivocada, pero intenta que él piense qué está haciendo mal y que él mismo se de cuenta de cómo debe hacerlo. Una vez que el niño haya realizado el lazo, dile: «has logrado hacerlo», nada más. Será suficiente para que él se de cuenta de que es capaz.

Y siempre será así, con los deberes escolares, las tareas de casa… siempre divida en pasos, intentando alejar la dificultad, haciendo una presentación antes de cómo se hace, en el caso de las tareas de casa, por ejemplo. Para los deberes escolares una buena idea es darle las respuestas de los problemas de matemáticas antes que él los solucione. «Mira, la solución de este problema es 5. Cómo será que podremos llegar a 5?», pregúntale, como si fuera un desafío. Así el problema será más interesante para él, la respuesta anticipada funciona como control de error.

Los «no puedo» son duros de escuchar, nos hace sentir muy mal porque vemos en sus ojitos que están sufriendo, que se sienten inútiles, y eso es muy doloroso para una madre y un padre. A nosotros no nos gusta ver nuestros hijos sufriendo. Y en toda su vida será así, ahora son los problemas de matemáticas pero mañana será un empleo, un novio, una discusión con un amigo… al largo de la vida de tu hijo él encontrará dificultades y es verdad que no será siempre que podrá con ellos, pero como padres y madres pienso que debemos ayudarles a encontrar dentro de sí que son válidos, capaces, dignos de vencer.

 

Si te ha gustado este post no olvides de dejar tu comentario y también de compartirlo entre tus amigos para que más personas conozcan a Nuestros Momentos Montessori. Suscríbate a nuestra newsletter en el pop up que abre al entrar en el blog para no perder nuestras novedades. ¡Semana que viene estaremos de fiesta! Tendremos sorpresas, ¡no te lo pierdas!

 

 

 

Anuncios

Escrito por

"El secreto de una buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un campo fértil en el que se pueden sembrar semillas, para crecer bajo el calor de la imaginación en llamas. ". (Maria Montessori)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.