Mi hijo no quiere ducharse

niña con toalla en la cabeza

¿La hora de la ducha es siempre una batalla en tu casa? No te preocupes, a muchas nos pasa. ¿Que será que ocurre sobre los 6 o 7 años que los niños no quieren ducharse? La verdad es que no tiene nada que ver con el acto en si, como imaginamos.

Cuando son pequeños les encanta la hora del baño, jugar con la espuma, con sus juguetitos de plástico, cantar, charlar… entonces, lo que cuesta es sacarlos de la bañera, porque les encanta el agua y no quieren salir. Pero sobre los 6 años o un poco después algo pasa, que a ellos ya no se divierten tanto con el baño. Y surgen los conflictos.

Cuidarse es una de las lecciones que tenemos de enseñar a nuestros hijos, y el baño es parte de eso. A algunas familias no es tan importante que los niños se duchen todos los días, especialmente cuando llega el frío. Pero sabemos que es necesario para una correcta higiene. En Montessori existen tres límites: el cuidado del ambiente, el cuidado en relación a los demás y el cuidado hacia sí mismo. El baño diario entraría ahí.

Con esa edad los niños ya se duchan solos, muchos ya no usan la bañera como cuando eran más pequeños, y la hora del baño se transforma en un ritual como muchos más al largo del día. El baño ya no es un momento de conexión, es «algo que tengo de hacer porque mis padres están ordenando que lo haga». Y, como «orden arbitraria» (a los ojos de los niños), ellos no quieren hacer.

¿Qué hacer para que la hora del baño no se convierta en una batalla?

Podemos adelantarnos al no. Si el niño está, por ejemplo, viendo un programa en la tele que le gusta mucho, podemos avisarle: «puedes asistir a tu programa, pero en cuanto termine hay que ducharte».

Con una reunión familiar, podéis quedar en cuáles situaciones la ducha no se puede posponer. Por ejemplo, en los días de deporte, natación, o cualquier otra actividad física.

También podéis crear un horario específico para la ducha y controlarlo con un reloj. Por ejemplo: todos los días, a las 18:00. Con el reloj, el niño puede verificar cuánto falta para la hora estipulada y así poder programar lo que quiere hacer antes de ese momento.

La idea es dar opciones al niño para que él elija cuándo puede ducharse, que él participe de la toma de decisiones y que no parezca algo arbitrario. También es una buena idea explicar porqué es necesario ducharse. Especialmente si tienes un niño que le gusta temas como cuerpo humano, ciencia… Izan siempre me decía «es que estoy limpio, no lo necesito». Entonces le expliqué sobre las bacterias, las enfermedades que podemos tener si no nos duchamos, y así fue convenciéndolo.

A veces, ellos solo quieren saber que son atendidos

Hay ocasiones en que la razón porqué nuestro hijo no quiere ducharse no tiene nada que ver con el uso del tiempo, y sí por una cuestión emocional. 

Una vez, pregunté a Izan, con tranquilidad, porqué a él no le gustaba ducharse. Él entonces me dijo que se sentía aburrido en la ducha. Lo que me hizo recordar que los niños pasan mucho tiempo en el colegio, realizando tareas que no quieren, obedeciendo al profesor solo para evitar castigos, sin poder salir y moverse, escuchando gritos contra compañeros. Es normal que al llegar a casa solo quiera hacer lo que le da placer y estar con nosotros.

Lo que hice después que él me dijera eso fue acompañarlo a la ducha por unos dos o tres días. Mientras él se lavaba, yo estaba sentada del otro lado de la cortina, y charlábamos sobre nuestros días. Y es que a los niños más mayores también les gusta recibir cariño y atención de nosotros, y nos olvidamos. 

La verdad es que muchas veces los problemas que tenemos con nuestros hijos tienen soluciones mucho más fáciles que imaginamos, si les damos la oportunidad de decir cómo se sienten y por qué hacen lo que hacen.

¿Y tú? ¿Alguna vez pasaste por una situación similar con tus hijos a la hora de ducharse? Cuéntanos en comentarios como hiciste para solucionarlo. Y si tienes alguna duda relacionada con Disciplina Positiva, también no dejes de comentar para que pueda programar para un futuro post. ¡Muchas gracias!

 

 

Escrito por

"El secreto de una buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un campo fértil en el que se pueden sembrar semillas, para crecer bajo el calor de la imaginación en llamas. ". (Maria Montessori)

2 comentarios en “Mi hijo no quiere ducharse

  1. Hola!! A mis hijos la ducha/baño no les ha gustado nunca, pero hace un par de años se convirtió en una lucha diaria. Decidimos tratarlo en una reunión familiar y conseguimos llegar a algunos acuerdos que nos lo facilitan un poco. Aunque dependiendo del día, a veces les cuesta un poco más. Me ha gustado mucho la idea de ir al baño con ellos y charlar de nuestro día, la pondré en práctica. Muchas gracias!!!

    1. Hola Idoya, gracias a ti por compartir tu experiencia! Me alegro que mi idea te haya gustado, fue algo que observé con mi hijo y funcionó, creo que él se sentía alejado con tantas órdenes. Ahora la cuestión del baño va mucho mejor en casa y él está duchándose sin problemas. Espero que luego encontráis vuestra solución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.