¿Hacer Montessori en casa confunde el niño?

Cuando comento con alguien de que realizamos actividades Montessori en casa aunque mi hijo también frecuenta a un colegio tradicional, siempre escucho esta pregunta: ¿pero Montessori con la escuela tradicional… no confunde el niño? Hoy voy a contar nuestra experiencia y mi opinión personal sobre ese tema.

La duda tiene sentido. Es verdad que Montessori es totalmente distinto de la escuela tradicional. Las diferencias son muchas, pero de una manera general yo diría:

  1. En la escuela tradicional, el adulto responsable por el grupo es el profesor. Él es el protagonista y transmisor de conocimiento, junto con el material didáctico. Ya en Montessori, el adulto responsable es el Guía. Se llama así porque este es su papel: guiar a los niños para que puedan sacar de si mismos la persona que están desarrollando y así poder aprender solos. El niño es un sujeto activo de su aprendizaje, mientras que en la tradicional es un sujeto pasivo.
  2. El niño, en Montessori, es considerado un individuo único y el guía tiene como deber observarlo para poder atender a sus necesidades, que no tienen porqué ser las mismas de los demás compañeros. Ya en la escuela tradicional, se aprende lo que «ahora toca» todos los niños a la vez. Es decir, si ahora es clase de lengua,  y toca aprender a leer, pues todos los niños de la clase tienen que aprender a leer ahora, aunque haya alguno que no esté listo en esos momentos para eso.
  3. La escuela tradicional es memorística y tiene por objetivo que el niño saque buenas notas para pasar de curso. Es un ambiente más competitivo y pensado para formar para el mercado de trabajo. Además, es un proceso abstracto desde el princípio, teniendo como base libros de texto, en la mayor parte de los casos. Sin embargo, en Montessori el objetivo es que el niño se desarrolle como ser humano, es una educación para la paz, para que la sociedad avance como un todo, en cooperación. Se usa materiales concretos primero para que el niño comprenda los conceptos de forma sensorial, solo después pasamos al abstracto.

Nuestra experiencia

A pesar de todas esas diferencias, en nuestra experiencia realizando afterschooling, lo que puedo decir es que hubo poquísima confusión de parte de mi hijo en el momento de trabajar con Montessori (ya contaré mejor abajo). En mi opinión, para que funcione, es necesario que la madre (o el padre) que sea la guía tenga una formación Montessori pero que no intente transformar su casa en un colegio Montessori, porque no lo va a lograr. Es imposible reproducir un colegio, no tenemos decenas de niños en sala, tampoco todos los materiales, que ocuparían muchísmo espacio.

El segundo consejo que doy es recordar que tu niño todavía está en una escuela tradicional y eso tiene que ser llevado en cuenta a la hora de la adaptación en casa. Es decir, seguir la orden de presentación Montessori quizás no sea una buena idea. Por ejemplo, en la escuela tradicional los niños aprenden a sumar, a restar, a multiplicar y a dividir, en esta orden. En Montessori no: primero viene la suma, luego la multiplicación, después la resta y la división. Quizás, presentar la suma, y luego la multiplicación, a un niño escolarizado podrá confundir. O no, porque la verdad es que tiene mucho más sentido en Montessori. Sería una cuestión de observar al niño y seguirlo.

En mi casa la única confusión que hubo fue presentar el alfabeto móvil a Izan. Tenemos en cursiva, y aunque en su colégio también utilizan letra cursiva, no era exactamente igual a Montessori y él confundía las letras. También no me sentí confiante al enseñar los sonidos de las letras. Como soy brasileña, no puedo reproducir algunos fonemas en español exactamente como son. Al final, decidí dejar la lectoescritura en manos de nuestra logopeda, que hizo un magnífico trabajo. Pero si no hubiera la sospecha de que Izan podría ser disléxico, lo que me dejó insegura, seguro que habría insistido en la lectoescritura Montessori.

Cuanto a matemáticas, sí que le ayudó muchísimo conocer las perlas del decanomio, el displiegue del sistema decimal, las tablas de la suma, resta, multiplicación y división. ¡No me digas que el juego de estampillas no podría estar en los coles tradicionales! Mirad este vídeo de Jae, de The Pinay Homeschooler, en que uno de sus hijos enseña el uso de este material increíble:

Ya la parte de ciencias, historia y geografía creo que son perfectamente adaptables para un niño que estudia en el sistema tradicional y les permite ver los temas de otra forma, más humanizada, más cercana, más concreta incluso que se presenta en el método tradicional, que usa más libros texto que otra cosa en esas disciplinas.

La revolución Montessori

A muchos en el círculo Montessori no les gusta que utilicemos los materiales creados por la doctora en casa con nuestros hijos porque dicen que es dar un uso incorrecto, al no estar inserido en el ambiente preparado Montessori (el del colegio).

Puede ser. Pero recuerdo que la propia Maria dice, en su libro La Formación del Hombre, que su método de alfabetización debería ser utilizado para enseñar a adultos analfabetos (que, por supuesto, no irían a una escuela Montessori, pues eran mayores de 12 años). Entonces, pregunto: ¿por que a adultos analfabetos se podría y a niños del colegio tradicional no? Maria Montessori decía que sus discípulos deberían llevar su método a la «revolución», es decir, que llegara a todas las escuelas del mundo, incluyendo las del sistema tradicional.

No creo que llevaremos Montessori a los niños abriendo más escuelas Montessori. Creo es necesario llevar su método al colégio tradicional (público, privado o concertado). Pero eso nunca será posible si la sociedad no lo ve. Y acredito que, con el afterschooling, se puede llegar a las familias que no tienen condiciones de pagar un colegio Montessori y así, quién sabe, normalizar Montessori en España para que sea exigida una reforma en el sistema tradicional. No sé, a lo mejor soy demasiado soñadora, pero creo que sí.

Si te gustaría conocer cursos para aprender a llevar Montessori a tu casa, tengo este post sobre el curso de Montessori 6 a 12 años de Montessori en Casa y también esta reseña del curso de matemáticas de primária de Jaisa Educativos. ¡Que nadie te haga creer que no es posible!

Escrito por

"El secreto de una buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un campo fértil en el que se pueden sembrar semillas, para crecer bajo el calor de la imaginación en llamas. ". (Maria Montessori)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.