Adulto Admirable

Cuando el homeschooling Montessori nos estresa

A veces parece que el homeschooling o afterchooling no avanza y nos sentimos estresadas. Con esas tips, espero ayudar a que te sientas mejor

Si haces homeschooling Montessori, aunque sea en conjunto con el colegio como nosotros, es muy probable que alguna vez te sentisteis estresada. Hay una palabra en inglés que me gusta mucho: overwhelmed. Es así que me siento, muchas veces. ¡Son tantas actividades chulas para hacer en Pinterest!¡ Tantas fotos bonitas compartidas en Instagram! Y luego piensas: no estoy aprovechando Montessori al máximo con mi hijo. ¿Te reconoces?

Llevo cinco años haciendo Montessori en casa y algunas cosas aprendí, que espero que pueda ayudarte a sentirte un poco mejor. Ahí van algunas tips para controlar este sentimiento de que el tiempo está pasando, los periodos sensibles también, y no voy a ayudar a mi hijo/a cómo debería…

Observa a tu hijo/a

Cuando estos momentos de estrés ocurren, nos sentimos paralizadas, sin saber adónde ir. No sabemos si hacer una mesa de observación, o presentar algo nuevo… en esos momentos, lo mejor es parar y observar a tu hijo/a. Puede que necesites un par de días, o hasta más. No hay ningún problema. Aprovecha para observarle y así saber qué dificultad tiene o en qué está interesado/a. A mí me gusta también preguntar qué está aprendiendo en el cole, para ir en sintonía. Una vez que ya tengas la respuesta, es más fácil planear una presentación, una mesa de observación ecc.

Hacer un planning puede que no funcione

A algunas familias les gusta hacer un trabajo más dirigido y organizado, y hacer un planning de las actividades futuras. Si eso te funciona, perfecto. A mí no me funciona. Ya lo probé en varias ocasiones y fue un desastre. Una vez, preparé una mesa sobre la rana muy completa para Izan y él pasó olímpicamente. Por eso, prefiero no planear y sí seguir la observación.

No prepares mucho material

Cuando Izan tenía 3 años, le encantaban las tarjetas de tres partes. Resultado: hice quilos de ellas. Pero quilos. A punto de acabar con el cartucho de tinta de la impresora, los plásticos para plastificar, y aguantar la bronca de mi marido después. Lo peor es que él acabó sin utilizar más de la mitad de esas tarjetas porque perdió el interés y las tiré.

Te aconsejo a solo hacer el material que vayas a utilizar ya. Si tienes pocos hijos, no plastifiques. Llegué a la conclusión que desperdiciaba mucho con tarjetas que luego usábamos pocas veces. Hoy pienso dos o hasta tres veces antes de usar la plastificadora.

No compres demasiados materiales

Similar al consejo anterior, la idea es la misma, a veces nos sentimos tan apasionadas por los materiales que compramos varios… y luego el niño no los utiliza. ¿Por que? Puede que no haya llegado el momento. O puede que ya haya pasado. O puede que tú no lo presentasteis bien.

No quiero ser repetitiva, pero vuelvo a decir: observa a tu hijo/a. En casa, no es necesario tener todos los materiales que un colegio Montessori tiene. Seria imposible, el coste de todos los materiales es altísimo y nadie tiene espacio para meterlos en los pisos tan pequeños que vivimos.

Es verdad que los materiales siguen una linea sucesiva, uno depende de otro, especialmente en Casa (3 a 6 años). Pero es imposible tener todo. Se puede hacer materiales DIY, comprar de segunda mano, aprovechar outlets, materiales de inspiración Montessori… pero cuidado para no acumular.

 Invierta en formación

Mucha gente hoy no tiene tiempo y tampoco dinero para ir a cursos Montessori presenciales. Es verdad que son los mejores, nada como tocar el material, conocer gente como tú, hacer tribu… pero a veces lo mejor, y más barato, es invertir en un curso on line.

Muchos de los cursos que existen son «para siempre», es decir, una vez que te apuntas siempre podrás consultar la plataforma. Algunos tienen foros y la posibilidad de hacer consultas. Un curso para aprender el uso de materiales es útil pero no te olvides de leer libros de Maria Montessori en paralelo para no perder la esencia de la filosofía.

Cuida de tu ambiente preparado

A veces nuestro ambiente está saturado y desordenado. Una mirada crítica puede ser muy útil. Es increíble como reformar el ambiente y ordenar los materiales nos transforma. Los niños lo sienten, pero nosotras también.

No te compares

Las redes sociales son muy peligrosas. Están para informar, compartir, aprender, inspirar… pero también pueden generar mucha ansiedad y frustración si nos comparamos a los demás. Tu familia y tú sois únicos. Puede que lo que para mi hijo sea maravilloso, para el tuyo no lo es. ¡No pasa nada! El más bonito del homeschooling es que podemos atender a las necesidades de nuestros hijos y, en el caso de Montessori, tenemos 6 años para enseñarles. Puedes hacer una Grande Lección por año.

No te olvides de Vida Práctica

Aunque tu hijo tenga 6, 7 o 8 años, o más, él sigue necesitando Vida Práctica. Puedes enseñarle a colocar una lavadora, el lavavajillas, a planchar, a coser un botón, a ordenar la cama…

Vida Práctica es mucho más que «ayudar en casa». Es un aprendizaje para toda la vida. Es desarrollar movimientos, ganar autoestima, es mindfullness total. En esas edades puede ser difícil porque el niño del Segundo Plano es muy distinto de lo del Primero. Te sugiero realizar actividades en grupo, como por ejemplo organizar un día de limpieza en familia, o enseñarle a hacer una «actividad larga», como por ejemplo, lavar el coche.

Respira, descansa, escucha a ti misma

En Disciplina Positiva se habla mucho del autocuidado. En Montessori, hablamos de algo parecido, que es la preparación interior. Muchas veces lo que más necesitamos es relajar un poco y ser menos exigente con nosotras mismas. Puede ser complicado si no tienes una red de apoyo, pero hay que buscarlo. Pero, lo más importante, es que respetes a tú misma.

A veces no estamos en condiciones de ir deprisa, preparar actividades… a mí a veces me pasa, estuve con una anemia muy fuerte y solo quería estar tumbada en la cama. Busca lo que necesitas. Y cuando te encuentres mejor, siga aprendiendo y estudiando.

Si te ha gustado este post, no dejes de compartirlo para que más familias conozcan a Nuestros Momentos Montessori. Suscríbete a la newsletter y recibirás todas nuestras novedades y posts.

3 comentarios

  1. Hola Alessandra, yo no sigo Montessori y también me identifico con este sentimiento. Sobre todo cuando estábamos en una escuela tradicional y me pasaba las tardes y fines de semana intentando «compensar» aquello que no estaban viviendo mis hijos en el colegio. Me di cuenta pronto que así no podíamos seguir y mi receta coincide mucho con la tuya: Para, observa, juega y disfruta!!!!!!!!!! Besos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: