Anuncios
Disciplina Positiva

Las tres preguntas que no pueden faltar antes de dormir

Una forma de crear conexión con tu hijo es haciendo tres sencillas preguntas sobre su día antes de acostar.

Hace algunos meses, mi hijo y yo empezamos con la práctica de contestar a tres preguntas antes de dormir. Son:

1) dime algo bueno que te ha pasado hoy;

2) dime algo malo que ha pasado hoy;

3) dime algo difícil que ha pasado hoy.

Puede parecer una tontería, pero es increíble como esas tres preguntas pueden dar rienda a muchas revelaciones sobre nuestros hijos y su día a día en el colegio, mientras estamos en casa o trabajando.

Esta práctica la conocí en una cuenta de Instagram de una madre brasileña que vive en Málaga, Roberta Ferec (@robertaferec). Me encanta su cuenta porque ella cuenta temas muy interesantes, como uso de pantallas, autocuidado y maternidad. Fue en un Stories suyo que ella comentó que siempre hacía esas tres preguntas a sus hijos. Entonces decidí probarlo.

Cuándo y cómo hacer las preguntas

Suelo preguntarlas a Izan cuando voy buscarle en el colegio, o a la hora de ducharse (él se ducha solo pero le gusta que esté en el baño con él para charlar) o a la hora de acostarse. A principio él nunca sabía que decir, pero con el tiempo fue cogiendo práctica.

Con este hábito, me enteré de muchas cosas, como por ejemplo sobre su relación con los chicos del cole, o entre ellos, algunos momentos que ha pasado en clase, felices y no tan felices.

«Han pegado a Fulano», «han castigado a Siclano», «Beltrano no quiere más ser mi amigo». El momento de las preguntas es crucial para que él cuente esas cosas, y discutimos qué se podría haber hecho para solucionar, o si la actitud de la persona  de la historia estaba correcta o no.

Por ejemplo, ya tuvimos discusiones interesantes sobre la eficacia del castigo y sobre el método de enseñar de algunos profesores.

En la parte de las cosas buenas que ha pasado, suele ser platos ricos a la hora de comer, alguna nota alta que ha logrado sacar en un examen, o alguna clase divertida que tuvo (por desgracia, eso es mucho más raro).

Él ya está tan acostumbrado que esa semana, cuándo me dijo que había sacado 8.5 en Sociales, ya fue logo diciendo: «esta es la cosa buena del día». Creo que él ya ha entendido que es como un juego, o un momento nuestro, porque con el padre él no lo hace, solo conmigo.

Por que creo que es importante

Preguntar esas tres preguntas a tu hijo o a tu hija todos los días hará que surja entre vosotros un elo de amistad y confianza. Desde muy temprano, él o ella sabrá que puede buscar a ti cuándo le pase algo difícil o malo.

La «cosa buena» es para enseñarles a dar valor a la vida, a nuestros esfuerzos, a lo que tenemos, a los buenos momentos. Enséñale a agradecer. Las guías Montessori siempre dicen gracias. A veces cuando decimos «muchas gracias» por recibir un favor de alguien, parece que estamos siendo soberbias o dando por sentado que la persona hizo el favor por obligación. ¿Sabías que si agradeces a menudo te quejarás menos?

La «cosa mala» sirve para desahogar, abrir las emociones… y la «cosa difícil» para reflexionar sobre lo que nos ha pasado, que lección podemos sacar de esa experiencia.

Queremos que nuestros hijos tengan confianza y que vengan hacia nosotros contarnos cuándo algo malo ha pasado y pedir ayuda o un consejo. Si no practicamos desde ya, luego cuando ellos sean adolescentes no nos contarán sobre hechos mucho más serios y que te gustaría saber.

Si le cuesta a tu niño contarlo, puedes empezar tú misma. Cuéntaselo lo que ha pasado en tu día, en tu trabajo o cuando estabas en casa mientras él estaba en el colegio. Ya verás como él luego te contará hasta antes de que te lo preguntes!

Ya conocías esta práctica? La haces con tus hijos? No dejes de contarnos en comentarios. Y si crees que este post puede interesar a más personas, no olvides de compartirlo en tus redes sociales.

¿Estás en nuestra comunidad? Suscríbete a la newsletter y recibirás en tu buzón todos los posts y las novedades de Nuestros Momentos Montessori:

Anuncios

7 comentarios

  1. Estupendo post Alexandra.
    Nosotros también lo hacemos, con una variante: parte favorita, parte menos favorita y si hay alguna pregunta importante que queramos comentar. Además de los aspectos positivos para conocer a nuestros hijos, yo añadiría que a veces noto que me cuesta encontrar mi parte favorita del día, o que me hace reflexionar sobre cosas que hubieran pasado inadvertidas. Es una práctica muy recomendable.

  2. Mi hijo todavía es pequeño para estas conversaciones.
    A mí me gusta hablar con él pero todavía no entiendo todo lo que dice o me cuenta cosas que no son del todo reales.
    Pero me gusta mucho hablar con él y también le enseño poco a poco a pedir las cosas cuando le gusta algún juguete en el parque, a dar las gracias…
    Incluso cuando juega con los coches practica estas cosas él sólo y dice «está triste» y le da un besito.
    Es maravilloso verlos crecer y observar en las personas tan geniales que se van convirtiendo.

  3. Yo lo vi en el blog de mamacontracorriente hace tiempo, ella comentaba decir 3 cosas que no te hayan gustado y 3 cosas que te hayan gustado que hayan pasado en el día y no solo nuestros hijos, sino nosotros también a ellos y es una pasada de bueno lo que sale de ahí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: