Los malabares del verano (o la conciliación familiar que no existe)

Los niños en España están de vacaciones ya hace dos semanas y, junto con la piscina, los helados, los días largos y el calor que parece no tener fin, es el momento en que las familias tienen  de hacer malabares con ellos, si mamá y papá trabajan. El eterno tema de la conciliación familiar que no existe.

Para nosotros, este año nos tocó. Decidimos apuntar a Izan a tres semanas de campamento urbano, y le está gustando, pero sí que es un dinero considerable. Nosotros podemos hacerlo, pero pienso en quien no puede. Ya habéis oído hablar de los niños llave? Son niños que pasan las vacaciones en casa, solos, mientras los padres trabajan. Lo de «llave» es porque se quedan con la llave de casa, y es un riesgo, pues pueden sufrir un accidente doméstico mientras están solos.

Este tema me deja muy tocada porque soy madre, porque tengo de trabajar, y porque acredito que los niños están muy desatendidos por el gobierno, que debería dar opciones de conciliación familiar a los padres.

Tirar de abuelos, lo más común

Algunas familias (muchas) acaban tirando de abuelos, algo que es muy comprensible, yo también lo hice y seguiré haciendo mientras pueda, pero reconozco que no es la mejor solución, pues los abuelos están en un momento de sus vidas que les toca descansar.

Y hay aquellos casos en que también me incluyo en parte, que es de las familias que no tienen apoyo familiar para ayudar con los niños, como suele ocurrir con los expatriados, como yo. Mi familia (hermanos, padre, sobrinos) están del otro lado del océano y no puedo contar con ellos. Al no haber crecido aquí no tengo una red grande de amigas tampoco.

En algunos trabajos se puede hacer teletrabajo, pero la mayor parte de las empresas son reacias y hay profesiones en que eso no es posible, porque exige la presencia del trabajador@.

Hay también casos de parejas que no salen de vacaciones juntas para que uno esté atendiendo al niño mientras el otro trabaja. Y así nunca pueden disfrutar del verano para estar algunos días en familia.

¿Que podemos hacer?

No sé cual es la solución, pero sé que algo necesita cambiar. No es culpa de los profesores y es verdad que los niños necesitan un descanso largo, pero obligar a los padres dejar una fortuna en campamentos, o peor aun, a dejar sus niños solos en casa, no está bien.

Los niños son el mayor tesoro de una nación y el gobierno tiene la obligación de cuidar de ellos, de tratarlos como ciudadanos que son. Hablamos mucho de Montessori en relación a la manera que los padres y los profesores tratan a los niños, pero también los gobernantes entran en este discurso. Es verdad que mucho fue realizado por los niños en el último siglo, pero hay mucho que hacer aun por ellos. Y una de esas cosas es garantizar que estén con sus padres y hermanos en las vacaciones.

La cuestión de la inexistente conciliación familiar en verano es una prueba más que la escuela, que debería ser solo un espacio de educación y de cultura, es también un depósito de niños.  Y eso es muy triste.

La sociedad necesita empezar una discusión seria sobre la manera que trata la comunidad infantil. Creo que solo a partir de una presión de la sociedad, puede que cambie la situación de nuestros chicos y chicas.

Si te ha gustado este post, no dejes de compartirlo en las redes sociales para que más familias conozcan a Nuestros Momentos Montessori. Suscríbete a la newsletter para recibir en tu buzón todas las novedades y posts del blog:

Anuncios

Escrito por

"El secreto de una buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un campo fértil en el que se pueden sembrar semillas, para crecer bajo el calor de la imaginación en llamas. ". (Maria Montessori)

Un comentario en “Los malabares del verano (o la conciliación familiar que no existe)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.