Los períodos sensibles de los niños de 6 a 12 años

Hace algunas semanas, una seguidora me preguntó en Instagram si en el segundo plano de desarrollo los niños también tenían períodos sensibles. Es una pregunta muy interesante y hoy contestaré también aquí en el blog. ¿Cuales son los períodos sensibles de los niños de 6 a 12 años?

Primero te explico qué es «período sensible». Maria Montessori estudió a los niños al largo de toda su vida y observó que todos, niños y niñas, pobres y ricos, de las más diversas religiones y culturas, pasaban por los períodos sensibles: un período especial en la vida de todo ser humano en que se abre una ventana de oportunidad para adquirir una habilidad.

En el libro El niño el secreto de la infancia (enlace afiliado), Montessori compara los períodos sensibles, para dar un ejemplo, con la época en que la lagarta necesita comer muchas hojas para poder pasar a la fase de capullo. Cuando la lagarta come, ella «sabe» que tiene de buscar las hojas más blandas, hasta que tenga más fuerza en las mandíbulas para las más duras.

Es más o menos lo que pasa con los niños, especialmente durante la fase de Mente Absorbente (0 a 6 años, también conocido como primer plano de desarrollo).  El niño pasa por períodos en que está preparado para adquirir determinadas habilidades. Por ejemplo: el lenguaje. Desde recién nacido él está pendiente de los movimientos de nuestros labios, de nuestra voz, de nuestras expresiones mientras hablamos. Eso todo será absorbido hasta el momento que estará preparado para emitir sus primeras palabras.

Al largo de todo el primero periodo de desarrollo, el niño pasa por varios períodos sensibles: el lenguaje, el refinamiento del movimiento, el orden, el refinamiento de las percepciones sensoriales, el descubrimiento matemático etc.

Los períodos sensibles de 6 a 12 años

Tras la primera infancia, los niños siguen experimentando períodos sensibles. Estos son:

Sentimiento de justicia: es el momento de enseñarle moral y ética, de explicar porque a veces los adultos hacen determinadas cosas

Relaciones sociales: ahora el niño quiere trabajar en grupo, no le apetece estar solo. Desea estar con otros niños y trabajar en conjunto.

El interés por el dinero: el niño quiere entender qué es el dinero exactamente, para qué sirve, cómo se usa, cuales son las monedas de los distintos países. Es el momento de enseñarles nociones de finanzas.

La imaginación: el niño de 6 a 12 años experimenta una imaginación increíble. Tras vivir 6 años en el mundo real, ahora todo lo que él absorbió se transformará en imaginación. Para entenderlo mejor, piensa en Julio Verne. Era un observador de la naturaleza y, a partir de lo que aprendió, él creó libros maravillosos con criaturas basadas en las de nuestro mundo.

Uso de máquinas y herramientas: le interesa los experimentos científicos, reconstruir relojes, ordenadores, teléfonos…

Interés por Historia: el niño de 6 a 12 años empieza a preguntarse sobre los primeros seres humanos, quién descubrió los países, porque en algunos países se habla un idioma y en otros no… es el momento de presentar la Historia, la mitología, hablar sobre las religiones y las culturas.

Interés por la Ciencia: también desea saber cómo el mundo funciona, el Universo, las leyes de la física y de la química, y es importante que el adulto sepa cómo cultivar esa curiosidad para que nunca se acabe y que se transforme en un ser apasionado por el conocimiento.

Todas esas oportunidades de aprendizaje deben ser captadas por el adulto por medio de la observación, para que pueda proporcionar al niño las condiciones en su ambiente para que éste pueda desarrollar su maestro interno. Por eso, es importe que el adulto sea un verdadero enamorado del Universo y del Ser Humano.

¿Tienes un niño o una niña de 6 a 12 años y te gustaría aprender más sobre Montessori en esta etapa? Pues suscríbete a nuestra newsletter para no perder ningún post de Nuestros Momentos Montessori. Y si crees que este post puede interesar a tus amigos, compártelo en las redes sociales.

Anuncios

Escrito por

"El secreto de una buena enseñanza es considerar la inteligencia del niño como un campo fértil en el que se pueden sembrar semillas, para crecer bajo el calor de la imaginación en llamas. ". (Maria Montessori)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.