Maria Montessori, quién fue esta mujer extraordinaria
comment 0

Maria Montessori: quién fue esa mujer extraordinaria

Hablar de Maria Montessori es hablar de una mujer adelantada en su tiempo – y quizás también en el nuestro. Una mujer que sufrió la separación de su hijo, dos guerras mundiales, un «exilio forzoso» en otro país por seis años, viviendo separada de su familia. Una mujer que vio a su obra casi desaparecer en la Segunda Guerra. Y que vivió en sus carnes los perjuicios por ser mujer y científica. Aun así, siempre nos llevó una palabra de esperanza. Esperanza esta que vendría en las manos del niño, uno de los seres menos llevado en cuenta en nuestra sociedad.

Los primeros años

Maria Montessori nació el 31 de agosto de 1870 en Chiaravalle, Italia. A los cinco años se traslada a Roma con sus padres, Alessandro Montessori y Renilde Stoppani.

A los 14 años entró en la Escuela de Ingeniería. Siempre fue inclinada hacia las ciencias y recibía el apoyo de su madre. Su padre quería que ella fuese profesora, algo que Maria no deseaba en absoluto, entonces.

En 1896 se gradúa en Medicina. Fue la tercera mujer italiana a formarse en esa carrera y la segunda a ejercer la profesión.

De los tiempos de universitaria, se sabe que no le gustaba las clases de desecación, que realizaba sola ya que era la única mujer de su grupo. El olor de las sustancias químicas para mantener los cadáveres la mareaba y casi desistió de terminar la carrera. Se cuenta que, en una de esas ocasiones en que le costó llevar a cabo su tarea, fue a una ventana respirar un poco y vio una señora caminar por la calle. Imaginó que aquella mujer estaba yendo a su casa y que muy probablemente no tenía un trabajo, o a lo mejor era profesora, una de las pocas profesiones que las mujeres ejercían entonces. Decidió, entonces, seguir adelante y formarse como médica, por todas las mujeres que no podían tener un destino mejor que el suyo.

En 1898 terminó la especialización de enfermedades nerviosas y mentales, lo que hoy equivaldría a psiquiatría. Entra en contacto con los trabajos de dos doctores franceses que la marcarían mucho: Itard y Seguin, que estudiaban materiales para el aprendizaje de niños sordomudos.

En aquella época obtiene el cargo de profesora clínica psiquiátrica en la Universidad de Roma y crea un espacio para niños diagnosticados con retraso mental. Es allí que empieza con los primeros ejercicios de vida práctica y de materiales sensoriales. Los niños demuestran un espíritu de confianza en si mismos, independencia y autodisciplina.

También en 1898 los chicos con quién había trabajado se presentan a un examen oficial al lado de niños normales y obtienen los mismos resultados que estos. Imparte conferencias sobre educación infantil. Con 28 años de edad, Maria Montessori defiende, en el Congreso de Maestras de Escuela Elemental en Turín, que los niños con retraso mental necesitan un ambiente con estímulos adecuados para su desarrollo. Es en ese congreso que un médico pregunta a Montessori por qué ella se preocupa tanto con aquellos niños, que, según él, no son capaces de aprender. Al que ella contesta: «sí que pueden aprender, son ustedes que no les permiten».

Surge la Casa dei Bambini

En 6 de enero de 1907 abre las puertas aquel que sería el primero colegio montessoriano del mundo, la Casa dei Bambini. Invitada por una constructora que estaba construyendo un conjunto habitacional en el bairrio pobre de San Lorenzo, en Roma, Maria Montessori crea una pequeña escuela que estaba destinada a recibir los niños de los operarios que no tenían con quién estar mientras sus padres trabajaban y se dedicaban a riscar y destruir las paredes de las casas.

La idea era que fuera una sencilla escuela infantil. Para Maria Montessori, era la oportunidad de probar sus conocimientos aplicados con niños «anormales» en niños normotipicos. Y se transformó en uno de los palcos de las mayores descubiertas del mundo de la educación mundial, donde se desarrollaría fenómenos que revolucionarían todo lo que se sabía entonces sobre pedagogía.

Escena de una escuela Montessori – foto Pinterest

Montessori cortó las piernas de las mesas y de las sillas, para que estuvieron al alcance de los niños. Dispuso los materiales en estanterías bajas al darse cuenta que los niños abrían el armario donde estaban guardados para utilizarlos. Ella incluso llevó mobiliario, cuadros y otros objetos de su propria casa para la escuela. Allí descubrió que los premios y castigos no son efectivos. Fue donde descubrió que los niños se concentraban, tranquilas y felices, deseando realizar su trabajo. Y también fue allí que ocurrió la explosión de la escrita, cuando Montessori decidió enseñar a los niños a escribir y a leer con materiales como las letras de lija y el alfabeto móvil, y los chicos se dieron cuenta de que podían leer por si solos.

Cuando se pusieron esos niños a mi cuidado, sentí que se iniciaba algo muy grande: encontré el tesoro escondido en el alma infantil

Maria Montessori

La noticia llega a los periódicos italianos, y de allí, a los internacionales. Maria Montessori es invitada a impartir conferencias en Estados Unidos, invitada por Graham Bell y abre la primera escuela montessoriana en aquel país en 1912. La comunidad científica demuestra un gran interés por su pedagogía y, un año después, es creada la AMS, la asociación Montessori de Estados Unidos.

Maria Montessori en España

Es en el año de 1916 que Maria Montessori se muda a Barcelona. Ya tenía cuatro libros publicados, entre ellos «El Método de la Pedagogía Científica». Anne Sullivan, profesora de Helen Keller, declara, sobre el libro que es»un emocionante documento humano, un trabajo científico, una profecía y una luz a todos aquellos que se dedican a educar niños pequeños».

Mientras la doctora vive en Barcelona, realiza varios viajes a Estados Unidos para dictar conferencias. Publica, en 1922, «El Niño en Familia», recibe el titulo de doctora honoris causa en Inglaterra un año después y visita Argentina, en 1926, el único país sudamericano que ella vendría a conocer.

A los 59 años de edad, Maria y Mario Montessori crean la AMI, la Asociación Montessori Internacional. Siete años después, es obligada a dejar España por la guerra civil y se establece en Holanda.

Maria Montessori en India

En 1938, Montessori es invitada a dar un curso en la India por la Sociedad Teosófica. Volvería un año después, cuando acabaría como prisionera del ejercito británico debido a la Segunda Guerra Mundial y tendría de quedar en Índia hasta 1946.

Su hijo Mario es llevado a un campo de internación para civiles y solo es liberado en el 70o. cumpleaños de su madre, gracias a la intervención de una autoridad de India.

el dedo de maria montessori
Maria Montessori – foto Pinterest

Durante su estadía allí, Maria Montessori se dedica a impartir cursos y desarrolla la educación para niños de 6 a 12 años. En 1946 vuelve a Italia y ofrece un curso en Londres. Un año después, daría un discurso en la UNESCO sobre la educación para la paz y, en 1949, fue indicada al Nobel de la Paz por la primera vez. Montessori fue indicada tres veces al premio pero nunca lo ganó.

Ya en 1950 ella publica «La Mente Absorbente del Niño», su gran obra maestra, y «Educación para la Paz». Su ultima aparición en público fue en 1952, cuando participa del Congreso Internacional Montessori en Londres. Fallece en Noordwijk, Holanda, al 6 de mayo de 1952 a los 81 años, víctima de un infarto cerebral, cuando estaba planeando un viaje a África.

Su vida personal

Maria Montessori fue madre soltera de un único hijo, Mario. Su hijo fue creado por una familia de campesinos italianos por orden de su familia, que no aceptaba que ella fuera madre soltera. Cuando Mario tenía 15 años, y su abuela Renilde ya era fallecida, este pasa a vivir con Maria.

Maria con Mario Montessori – foto Pinterest

Mucha gente la critica por eso e incluso dice que para qué seguir a un método de una mujer que no ha creado a su proprio hijo. No comparto de esa idea. Acredito que separarse de su hijo tiene que haber sido una experiencia terrible para ella, que justo dedicó su vida estudiando a los niños. Separación que volvió a ocurrir cuando estaba en la Segunda Guerra Mundial, no solo de Mario como también de sus cuatro nietos, que la llamaban cariñosamente Mamolina.

Nunca se casó y llevó vestimentas de luto desde la muerte de su madre hasta vivir en Índia, es decir, por 27 años. Renilde Stoppani tenia una gran influencia sobre su hija, fue la persona que más le apoyó de niña y de joven, cuando deseaba ser médica.

Otro punto polémico de la vida de Maria Montessori es su relación con Mussolini. El Duce a principio estaba muy interesado en el método de Montessori e incluso decía que «Italia tuvo tres grandes Ms: Mussolini, Marconi y Montessori». Muchas escuelas montessorianas fueron abiertas en su régimen, sin embargo él cortaba la libertad de los niños y seleccionaba las profesoras. Montessori se opuso y al final la relación se cortó. En 1934, todas las escuelas montessorianas de Italia fueron cerradas por orden de Mussolini. También se cerraron en Alemania, China y Rusia.

A pesar de que Maria Montessori vivió como prisionera en India por siete años, impedida de salir del país y de ver a sus nietos, a pesar de toda su obra, que es un legado a la Humanidad, por las descubiertas sobre el niño que serian confirmadas por la neurociencia años más tarde, y por su mensaje de paz y de amor al planeta por medio de la educación cósmica y de la educación para la paz, todavía hay personas que juzgan a Maria y se olvidan de su frase: «sigan al niño».

Conclusión

Maria Montessori fue una persona que dedicó su vida a la defensa de los más débiles: las mujeres y los niños. Decía que no había creado ningún método, pero sí había descubierto el alma infantil. También decía que no tenía ninguna patria, que era ciudadana del planeta Tierra. Creía en un mundo sin fronteras, en un mundo donde los hombres «jugarían como niños en un gran jardín».

Anne Frank en su colegio, que era Montessori – foto Pinterest

Fue abandonada por el único hombre que amó, fue obligada a dejar su hijo a cuidados de extraños, pudiendo solo verlo a veces en algunas visitas; sufrió críticas y perjuicios por ser mujer y científica, en una época en que la mujer apenas tenia derechos. Vivió guerras, fue separada de su familia. Tiene que haber sufrido mucho. Y aun así nos transmite un mensaje de esperanza en uno de sus libros más bonitos, «Educación y la Paz».

Fue una mujer extraordinaria, con quién tenemos mucho que aprender y a quién debemos mucho. Aunque nos queda mucho por hacer por los niños del mundo, podemos decir que sus vidas mejoraran mucho en los últimos 100 años, de alguna manera, gracias a la doctora Montessori.

Y es eso que debemos pensar y llevar adelante para las futuras generaciones. Su legado, sus descubiertas y enseñanzas que aun son tan necesarias para la comunidad de niños y adolescentes de todo el mundo.

Este post fue escrito tomando como base «Maria Montessori» del Lar Montessori y también a los contenidos disponibilizados durante el curso de asistente Montessori 3 a 6 años del Instituto Montessori de México ligado a AMI.

Este es el primer post de una serie en homenaje a los 150 años del nacimiento de Maria Montessori que Nuestros Momentos Montessori publica de 24 a 31 de agosto de 2020. Te invito a seguir el blog para no perder ninguno de esos textos y vídeos que serán realizados como celebración de esa fecha tan importante para la Educación y para la Paz.

Si te ha gustado este post no olvides de dejar un comentario y de compartir entre sus amigos para que más personas conozcan a Nuestros Momentos Montessori. Y si todavía no recibes nuestra newsletter, deja tu email abajo y recibirás todas las noticias y posts publicados del blog:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.