Personal

Por fin vacaciones! Reflexiones de final de curso

¿Por fin llegan las vacaciones! No sé tú, pero tenía la sensación que nunca vendría este día. Este curso fue muy largo, al menos lo sentí así, y ya tenia muchas ganas de veranito.

Izan pasó a tercero, no me lo puedo creer como el tiempo vuela… estamos muy felices por él, que trabajó un montón este año, estudió mucho y se esforzó bastante. Las notas fueron muy buenas pero eso a nosotros es lo de menos, lo que nos importa es ver los resultados y ver que está feliz.

Hemos pedido cambio de centro para uno más cerca de casa, pero no logramos la plaza donde queríamos e Izan seguirá en su colegio. Está feliz porque estará un año más con sus amigos.

Fue un año escolar de mucho trabajo y muchos conocimientos. Además de conocimientos académicos, también de vida, pues noto que Izan está muy cambiado de septiembre para acá, está con nuevos intereses, cada vez más «chico» y menos «niño», y supongo que es así que tiene de ser.

A veces es difícil y no reconozco más mi niño amoroso de antes, que tanto quería estar conmigo pintando o haciendo «actividades chulis», pero que puedo hacer… en los últimos meses, mayo y junio especialmente, a penas tocamos los materiales Montessori. Él estaba siempre con deberes (que los hace sin rechistar, tiene asumido que es su obligación), y los ratos de ocio prefería la compañía de su padre que la mía. Está buscando su papel de hombre, algo natural, pero echo de menos mi niño, no voy negarlo.

En mayo, Panchito nos dejó y eso me afectó también, por supuesto, y entre todo eso el blog se quedó de lado. Por eso este verano no quiero hacer el parón que hice el año pasado, aunque en agosto nos iremos una semana a Asturias desconectar un poco.

Hablando más de mi, no he podido apuntarme al curso de asistente Montessori de Primaria que habrá en Madrid en agosto. No consegui reunir el dinero, y es que el final de la vida de Pancho se hizo notar mucho en nuestra cuenta bancaria. Un perro idoso y malito gasta mucho, y era nuestra prioridad. Para el año que viene, si Dios quiera, podré realizar el curso. No pasa nada, no era la hora.

Y era eso que tenía a contaros, espero que el final de curso haya sido tranquilo para vosotras y vosotros, y que el verano nos permita descansar y volver a conectar con lo que más importa, nuestras familias. 

Suscríbete a la newsletter de Nuestros Momentos Montessori y recibirás todas nuestras novedades y posts en tu buzón:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: