La Tarea Cósmica del Niño de 6 a 12 años

la tarea cósmica del niño de 6 a 12 años

Ya oíste hablar sobre «tarea cósmica»? Según Maria Montessori, todos tenemos una, hasta los seres vivos más sencillos. La tarea cósmica sería nuestra misión para mantener el equilibrio del cosmo. En el caso del niño de 6 a 12 años, su tarea cósmica es de construir su individuo desde el punto de vista intelectual.

Ya sabemos que el niño de 6 a 12 años está en un momento muy intelectual, su cerebro prefrontal está en pleno desarrollo. El pensamiento abstracto va a todo vapor y tiene una imaginación muy rica. Es el momento de «ayúdame a pensar por mí mismo».

Es común que el niño, o la niña de 6 a 12 años, haga muchas preguntas, a veces filosóficas incluso. Otras veces nos pregunta sobre significados de palabras, porqué tal palabra quiere decir x si parece querer decir y… o entonces está contando, contando alturas, unidades, pesos… «Mamá, cuanto pesa un avión?», «Papá, aquí en el libro dice que este árbol puede medir 20 metros. Que son 20 metros?»

Cómo ayudar al niño de 6 a 12 años en su tarea cósmica

Como podemos ayudar a organizar esa mente en plena ebullición? Necesitamos preparar su ambiente. Como siempre. De la misma manera que antes preparábamos nuestra casa con muebles a la altura del niño pequeño, ahora tenemos de darle recursos para esa mente.

Podemos proporcionar libros, diccionarios (incluso de otros idiomas), atlas, enciclopedias. Leer con él, enseñarle las fotos o dibujos de los libros para que él sepa que hay allí. Podemos por ejemplo, hacer una visita a un planetario y después buscar las mismas informaciones que descubrimos en el paseo en un libro como Planetarium.

También podemos ofrecer materiales de artes más rebuscados (bloc de dibujo a lápiz, diversos tipos de lápiz para explorar trazos, masa de modelar FIMO, que obliga al niño a pensar en algo que se quedará para siempre pues la masa endurece), enseñarle a hacer bordado, tricot, crochet, a cocinar un plato más elaborado que los que él ya sabe, a utilizar un programa de dibujo…

Podemos llevar nuestro hijo a bibliotecas, museos, casas de cultura… el niño de 6 a 12 años está ávido por vivir experiencias en nuevos lugares. No es solo darle extraescolares del tipo fútbol, baile, patines… está bien dar esas actividades, pero el niño de 6 a 12 también necesita ejercitar su mente.

Si vamos a un museo, por ejemplo, lo ideal es darle la oportunidad de organizar el paseo solo. Déjale que busque, en internet o en otro recurso, cómo llegar al museo, la dirección, el horario de funcionamiento, el precio de la entrada…

Una vez que ya sabe cómo llegar al museo, que él busque algunas informaciones sobre qué encontrará en el museo para, cuando esté allí, ya sepa donde ir y que descubrir, que pregunta él tiene a contestar. Esas son las bases del going out, la vida práctica del niño de 6 a 12 años.

Cuando llegue el momento de salir de casa, dile que tú no le llevarás al museo; que será él quién te llevará. Permita al niño que sea el protagonista el camino, que tome decisiones cuanto a que camino tomar, que pague la entrada y controle el cambio, que decida a que lado del museo empezar la visita.

Y si no sé qué contestar a mi hijo cuando me pregunte? No pasa nada.

No tenemos todas las respuestas. Tampoco debemos tenerlas.

Si no sabes contestar a la pregunta de tu hijo, dile: «esta pregunta es muy interesante, vamos buscar la respuesta juntos?», y entonces podéis buscarla, en un diccionario, enciclopedia, libros temáticos… lo ideal es siempre buscar primero en libros físicos y solo si no encontramos, buscar en Google u otros recursos informáticos.

Y siempre, siempre, siempre: escucha a tu hijo. Aunque parezca que él quiera contarte algo sin ninguna importancia, estoy segura que para él sí es muy importante, y eso es lo que importa. Escúchale, mirando en sus ojos. Cuidado con el smartphone, con las prisas de las tareas diarias…

La relación con nuestro niño cambia

Antes, estábamos siempre pendientes de que no se hiciera daño, de que no rompiera nada, que vivera la mayor cantidad de experiencias sensoriales posible. Ahora el niño de 6 a 12 años espera de nosotros que seamos su compañero de descubiertas. Él no quiere un adulto que esté allí solo para contestar sus dudas. Quiere un adulto que le acompañe, que descubra a su lado tantas cosas maravillosas existen allí fuera. Es parte de la construcción de esta tarea cósmica tener un espejo, un adulto admirable que le ayude.

Y es cuando la relación con nuestro niño cambia y despacito dejamos de ser madres, padres cuidadores… y pasamos a ser sus amigos. Pasamos a escucharle, y también a contarles sobre nosotros. Volvemos a tener 8, 9, 10 años con nuestro hijo. Es nuestra segunda oportunidad.

Y es tan importante dejar que eso ocurra, porque en breve, muy en breve él entrará en la adolescencia… y todo eso que estáis viviendo ahora dará sus frutos.

¿Te cuesta empezar esa relación con tu hijo de 6 a 12 años? ¿Acreditas que necesitas saber más sobre esta etapa que tu niño está viviendo? Nuestros Momentos Montessori acaba de lanzar el curso «El Niño de 6 a 12 Años Según Maria Montessori» con lo cual encontrará las respuestas que buscas. En un curso formado por 12 vídeos sabrás todo sobre el Segundo Plano de Desarrollo (la etapa de 6 a 12 años) y cómo acompañar a tu hijo o a tu hija de la manera más respetuosa posible.

Escrito por

Española nacida en Brasil, periodista, asistente Montessori AMI 3 a 12 años y muy orgullosa madre de Izan, de 10 años. Vive en Madrid con su familia y con su Jack Russell terrier Moon.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.